Moon-Shaking Demon 30

¡ARCO 2 “Primeros Movimientos” : CAPÍTULO 7

Movimientos en las fronteras.

Autor: Punto de vista del General Zeker.


Miré por la ventana de mi despacho mientras firmaba documentos y leía informes, últimamente debido a la guerra que se aproxima no he podido descansar, no obstante, era un día pacifico. Exhale lentamente como lo haría un anciano retirado. Llevaba por lo menos 4 horas enterrado en papeleo, sinceramente quería relajarme, sentarme en mi sofá y leer alguna obra de teatro mientras disfrutaba de un buen té.

Pero eso era imposible, si el general no trabaja, los subordinados bajo su mando  tampoco lo harán, aparte estaba en la frontera con las Tierras de Zangoria. El lugar donde los Demonoides, Orcos y otra clase de monstruos residían en forma de reinos.

Un lugar terrorífico, los Demonoides eran monstruos de temer, con una apariencia casi humana si no contamos las formaciones de escamas en las terminaciones de sus brazos, en el centro de su pecho y los cuernos que adornaban sus cabezas. En inteligencia eran incluso superiores a los humanos, con talento natural para magia de fuego y oscuridad, con una potencia física de al menos el doble que un humano normal y una longevidad de 300 años.

Como aparte de eso, no empezaban a envejecer y mantenían la plenitud física desde los 20 años a los 250, todos sus soldados eran élites que valían por 2 o 3 de nuestros mejores hombres. Toda la población Demonoide tenía que cumplir 50 años de servicio militar, con entrenamientos contra monstruos y batallas a muerte, por lo que cualquier campesino valía como un soldado experimentado. Una raza nacida para la guerra. Era la única forma de designarlos.

Sin tan solo fueran más numerosos ya no habría humanos. En las Tierras de Zangoria había un único imperio Demonoide que contaba con una población de 300 millones de habitantes y de ellos un 90% eran soldados profesionales.

Normalmente, debería ser imposible mantener un imperio con esa población sin una cantidad enorme de trabajadores, pero los monstruos y los demonios son un único bando, a diferencia de la humanidad y el resto de razas “puras” que solo se unen ante las calamidades, ellos funcionaban como una única entidad. Los goblins trabajarían las tierras para alimentar a las razas guerreras, los Gramlens, unos parientes lejanos de los enanos y gnomos, usarían su capacidad superior para crear artilugios que beneficiaran a todas las razas.

Finalmente, los demonios concederían su poder mágico para el estudio y la defensa de sus tierras. Nosotros, siempre que no hubiese guerras venideras como la que ocurre cada 200 años, nos mataríamos entre nosotros. Es increíble que hayamos sobrevivido tanto tiempo.

-Ah~- Volví a suspirar, buscando alguna respuesta para esa extraña pregunta. Cuando la puerta se abrió de golpe y uno de mis hombres de confianza entró sudando y preocupado.

Ararara, creo que la guerra ha venido antes de lo que esperaba.

-S-señor ten…- Lo detuve antes de que siguiera levantando la mano.

-Bebe agua primero y cálmate. Un reporte de un hombre histérico no me ayudará. –

Tras beber un poco de agua y respirar profundamente se había calmado, solo que la seriedad seguía reflejada en su cara. Era un hombre despreocupado, por lo que la situación tenía que ser seria, posiblemente la fuerza invasora sería alrededor de 40000 hombres.

-Señor, siento la intromisión en su despacho y mi indecorosa actitud, pero la situación es seria. Se confirma la aparición de 30000 Orcos armados seguidos por 5000 jinetes Goblin en lobo y 10000 arqueros Goblin en la puerta Zaresteria del gran muro de obsidiana. –

Fruncí el ceño involuntariamente, la puerta de Zaresteria daba directamente con la fortaleza Revenor, que tenía un total de 20000 hombres apostados en ella.

A diferencia del enemigo que levanto un enorme muro de más de 100 metros de altura y grosor hecho por rocas más duras que el acero y resistentes a la magia, de color negro obsidiana, de allí el nombre, ciertamente la originalidad no era lo nuestro. Nosotros teníamos una defensa en forma de sectores con una formación de estrella, en ella había una fortaleza en cada vértice y una en el centro. De forma que si un ejercito fuera a marchar normalmente podría moverse a cualquier fortaleza en 5 o 10 días, permitiendo que en caso de asedio pudiéramos enviar refuerzos a cualquier punto rápidamente. La fortaleza del centro en la que yo residía contenía 60000 soldados, mientras que los vértices tenían unos 20000.

Aunque en teoría y por lógica los vértices sobretodo el que da a las defensas enemigas deberían tener más hombres para así defenderse, eso probaba ser erróneo. Mientras más hombres mayor era la cantidad de provisiones necesarias y también aumentaba el tamaño de las instalaciones necesarias para acomodarlos.

En tiempos de guerra los suministros eran escasos y el espacio se volvía un problema pues la superficie asediable  aumentaría con él. Es por eso que era mejor una formación en la que erigen robustas fortalezas repletas de suministros para por lo menos 1 año de asedio y con rutas rápidas para asistir a sus compañeros era más eficaz.

Pequeño, pero resistente, con la capacidad de durar al menos 1 mes contra ejércitos tres veces superiores en número a los residentes y al estar cerca era fácil para los refuerzos atacar por ambos francos al enemigo, obligando a separar sus fuerzas en 3 bloques, entonces las tropas del centro que llegarían junto los flancos podrían romper el bloque central y atrapar por la retaguardia los otros dos grupos del enemigo.

Era era la táctica de manual diseñada para este tipo de defensa.

AnteriorÍndiceSiguiente


Autor: perdonen la falta de publicación el lunes pasado, pero hubo un malentendido sobre los turnos!

[Total: 0 Promedio: 0]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.