El cebo mágico

Yendo en contra de sus padres, huyó de casa y terminó haciendo un trato con el famoso brujo oscuro. Todo para cambiar su destino de granjero y convertirse en el héroe de sus sueños. A cambio de su futuro primer hijo, había obtenido un cebo mágico, el cual debía usar para pescar y vencer a un dragón del Lago Ancestral. Afiló la espada que le heredó su abuelo, preparó la caña, guardó sus provisiones y zarpó en un pequeño bote viejo hasta el centro de la laguna. El lago, a pesar de ser de agua cristalina, no dejaba ver lo que realmente contenía desde la superficie. Por lo que, después de tres días de calma, el anzuelo picó. A pesar de lo que se esperaba, nadie murió ese día pero, tras una batalla inusual, obtuvo la prueba que lo proclamaría un héroe ante su pueblo: domar un dragón.


Nota de la autora:

¡Holitas! Aunque me pasé un poco de la extensión planeada, pero me divertí con esta idea inesperada y espero que tú también hayas disfrutado este microcuento de fantasía. Por si no estás al tanto, lo he escrito a partir de la palabra “Cebo”, que pertenece al tercer día del Inktober 2019. Si te ha gustado, sería estupendo que lo hagas saber a través de la caja de comentarios. También, te animo a calificarlo con las estrellas de aquí abajo. Gacias por leerme y ojalá tengas un estupendo viernes~.

[Total: 4 Promedio: 5]

1 thought on “El cebo mágico

  1. ¡Hola! ¡Qué genial! Y mira que paciencia tiene que tener para esperar tres días a que pique el anzuelo ¡Jo! Es por eso que la pesca no estaría hecha para mí XD Me encanta que al final haya domado al dragón ¡qué genial es eso!
    ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.