Un Goblin con suerte

Una criatura de aspecto humanoide se intentaba ocultar a los pies de un gran árbol, su aspecto era un tanto lamentable, su cuerpo de color verde presentaba claras muestras de desnutrición, aparentaba no tener mandíbula, pero la realidad es que esta era opacada por su enorme cabeza, la criatura llamada Goblin no paraba de temblar debido a lo que se encontraba a sus espaldas, con cada paso que daba el corazón del pequeño Goblin se detenía. Diariamente desde su llegada a este lugar ocurrían hechos similares, en este enorme bosque no había cabida para pequeñas criaturas como él. Esta vez se trataba de un Troll; Poseía cerca de 2,60 metros, su cuerpo era básicamente una enorme cabeza que en sus extremos inferiores poseía dos grandes brazos que usaba a su vez como piernas. Mientras más se acercaba a él, mayores eran los temblores que le acongojaban, en su mente comenzó a maldecir al sujeto que los había puesto en dicha situación. No había día en que no recordara las palabras de aquel que se hizo llamar Groomer.

Ese día el sol se extinguía en el horizonte cuando se presentó en la madriguera vociferando «Desde hoy este bosque me pertenece así que ¡largo!, y aquel que ose poner un pie sobre mis tierras será eliminado»  luego de soltar sus palabras hubo algunos Goblin evolucionados que intentaron detenerle pero fue en vano, con una siniestra sonrisa en su rostro que iba de oreja a oreja eliminó a los Goblin como si se sacudiese el polvo de su ropa «inclusive el ser más insignificante tiene algo de valor…» Dijo mientras soltaba una risa burlesca, luego despidió un aura demoniaca y grito «¡largo!» Mientras su grupo huía del bosque verde notaron que no solo ellos habían sido amenazados, todo el bosque se movilizaba hacia lo más profundo, conocido como “el bosque viejo” debido a sus árboles milenarios.

Un estruendo le saco de sus pensamientos, cuando alzó la vista vio la mano del Troll que había sido apoyada en el árbol donde se refugiaba, las uñas del troll se hundieron en el árbol sin ofrecer resistencia y mientras arrastraba su mano para dejar sus marcas en el tronco, el pequeño Goblin sentía como la conciencia le abandonaba. Luego de verle alejarse unos metros consiguió apaciguar su corazón.

-Nox: es… toy a… sa-¿salvo? s-s-solo ma-marcab-ba su t-t-terri-to-torio ¿uh?… Un m-momento… su… territorio…

Una idea llego a la mente del Goblin, los Troll debido a su estructura no poseían grandes estómagos por lo que debían mantener comida almacenada para poder sustentarse, si conseguía dar con su madriguera era posible intentar saquearla. Normalmente esta idea habría sido descartada sin pensarlo ya que para este joven Goblin, la supervivencia era lo más importante, pero debido a la hambruna decidió armarse de todo el valor posible, para perseguir al Troll. La exaltación que sentía en ese momento era algo nuevo para él, quien siempre había preferido esconderse antes que hacer algo arriesgado. Durante su persecución mantuvo una distancia prudente del Troll, eso hasta que vio un pequeño arbusto el cual le pareció un estupendo camuflaje, confiado de su disfraz apresuro el paso y durante unos cuantos metros se podría decir que funcionaba como se esperaba, habiéndose acostumbrado a la sensación, el inexperto Goblin bajo su guardia, este error había hecho que el Troll se frena abruptamente, tomándolo de manera desprevenida, las piernas del Goblin rápidamente perdieron su fuerza debido al miedo que le dio la situación, sabía que el Troll se percató de él.

El Troll uso sus brazos para propulsarse en dirección al arbusto que vio caer, estaba seguro que algo se encontraba allí, lanzó un golpe con una fuerza desmedida para arrancar el árbol, confiado en que su presa no tendría donde huir pero para su sorpresa, solo el impacto de su puño estaba en el suelo. Confundido por la situación decidió seguir rumbo a su madriguera que estaba ya a solo unos metros del lugar donde se hallaba.

 

(Sonido de caída)

El Goblin debido al golpe perdió uno de su diente, había sido mandado a volar junto al arbusto para terminar estrellando su cara contra el árbol, en la caída se disloco el brazo derecho, pero por más dolores que sintiera en aquel momento no podía evitar sentirse feliz, había sobrevivido y conseguido la ubicación de la madriguera, de su diente y su cara ya se ocuparía su Skill de [Regeneración].

-Nox: ¡solo espera! ¡Te demostraré mi superioridad Zro!  fuahaha ¡yo! ¡¡Nox-sama, el futuro rey de los Goblin!! Fuahahaha

 El límite del bosque

Un equipo de 5 Goblin se encontraban buscando comida en el límite que separaba al bosque viejo con la cadena montañosa, este sitio era el favorito para ir a recolectar comida debido a que podían tener una visión clara de su entorno, por lo general recogían semillas e insectos que encontraban por el lugar. El comandante de este equipo era un Goblin llamado Zro perteneciente a la tercera generación, era el único que hasta el momento había logrado evolucionar, luego de que muriera la mayoría de los Goblin de segunda generación, paso a ser el segundo Goblin más fuerte de su tribu, esto lo llevo a verse así mismo como un ser superior digno de ser el siguiente jefe.

Esta vez el día fue más tranquilo de lo habitual por lo que se adentraron más en las montañas, cuando decidieron que su límite había llegado, comenzaron su retorno, al momento de voltearse divisaron a una criatura con tonos blanco y negro subir por el mismo sendero que usaron, parecía no haber notado la presencia de los Goblin pero basto que usara su olfato para darse cuenta que no era el único en la montaña, arremetió rápidamente en la dirección que se hallaban. Viendo obstruido el único camino que podían tomar Zro pateó sin piedad a uno de sus compañeros en la dirección de la feroz criatura para luego echarse a correr tras él. Mientras los 3 Goblin miraban atónitos, la bestia ya había terminado de matar a su compañero y Zro había logrado pasar cerca de ella. «La bestia se levantó en sus patas traseras, miro en dirección a Zro y luego a la de los 3 que habían quedado aletargados, no le tomó demasiado tiempo elegir su próxima presa…»

                       

Jadeo

-Zro: aaah! «Exhalo con una evidente alegría»

Sintió como el peso de sus piernas se aligeraba cuando por fin vio las rocas donde usualmente se reunían los de su especie, esta roca consistía en dos grandes piedras que sobresalían del suelo, formando una grieta en el medio. Cuando llegaron al bosque tuvieron la suerte de toparse con dicho lugar, todo indicaba que fue empleado por alguna criatura para hacer su madriguera, su líder At, fue el primero en aventurarse dentro, en su interior se encontró con arañas con las que logró lidiar con algo de dificultad, fuera de eso habían conseguido un gran refugio sin mayores esfuerzos.

Mirando los alrededores del lugar Zro noto la presencia de su amada Yai, quien se encontraba junto a su hermano Dum, este último se encontraba comiendo narco-bayas, un fruto del cual muchos preferían pasar pues al cabo de unos minutos caerías dormido y eso en un lugar tan hostil era una sentencia de muerte. Por su parte Yai se encontraba con la mirada perdida, cuando siguió su línea de visión se percató que observaba a un grupo de Goblin’s, al igual que él estos pertenecían a la tercera generación. Esto lo irrito de sobremanera pues comenzó a imaginar que Yai había tomado gusto por alguno de ellos.

Cuatro Goblin’s se encontraban haciendo sus planes para mañana, lo mejor que habían encontrado hoy eran unos gusanos, los cuales fueron hallados accidentalmente mientras vagaban en una zona donde el suelo era blando. A unos de ellos le pareció ver como se movía una hoja, cuando la levantaron se encontraron con un gusano casi tan grande como uno de sus dedos, escarbaron la zona para ver si lograban encontrar más y cuando por fin apareció el segundo, creyeron conseguir una buena fuente de alimento por lo que la conversación de hoy era más acalorada que de costumbre. De un momento a otro la cabeza de dos de los cuatro Goblin’s que se encontraban charlando fueron estrelladas en el suelo, «¡bastardos! Como se atreven a holgazanear mientras yo arriesgo mi vida por conseguir comida» bramo un enfurecido Zro, «¡vayan y busquen comida!». Ambos Goblin que seguían en pie se miraron mutuamente para ver si uno de ellos entendía lo que sucedía, pero fue inútil, rápidamente ayudaron a levantar a sus compañeros para ponerse en marcha, no podían oponerse a las órdenes de Zro pues era el más cercano a convertirse en el próximo líder.

-Zro: tks… este lugar está plagado de inútiles… «Voltea en dirección a Yai»

-Zro: oh Yai no te había visto «dijo mientras se sonrojaba»

Devuelta al bosque

Un Goblin se movía raudamente por el bosque, su nombre era Nox. Las lesiones de su cuerpo ya se habían ido debido a [Regeneración] un Skill característico de su raza, no había tiempo que perder pues el día acababa y una vez llegado el anochecer, todo se tornaría más caótico de lo que ya era. Debía reunirse con sus amigos Led, Yai y Dum para planificar el asalto a la madriguera del Troll, esto lo tenía entusiasmado, tanto así que constantemente chocaba con una que otra rama o tropezaba con alguna piedra en el camino, pero esto no lo detenía y como si hubiera perdido horas en ese tropezón, comenzaba a correr con más fuerza.

Faltando poco para llegar, Nox choco con algo blando, al principio pensaba que era un arbusto cuando lo diviso de lejos, pero al sentirlo de cerca supo que no se trataba de eso, teniendo un mal presentimiento trato de acelerar más el paso. «¡¡¡¡Krooaaallll!!!!» Un grito se había dejado sentir en los alrededores, después de haber vivido durante dos semanas en el bosque viejo, para Nox ese grito ya le resultaba familiar, era un grito que hacía vibrar cada hueso de su cuerpo, realmente era algo que odiaba. Se trataba de una criatura llamada Tera-Terror, una gran ave bípeda de color rojizo, tenía un par de alas redondeadas las cuales no estaban hechas para volar, poseía un pico extremadamente fuerte, tanto así que podía partir rocas con él y sus piernas eran extremadamente robustas.

El primer encuentro de estas aves con Nox fue cuando salieron a explorar por primera vez luego de asentarse en el bosque, Goblin’s y Kobolds competían por las presas, no querían llegar al extremo de matarse los unos a los otros, pero si no encontraban una presa en este inhóspito lugar, era el desenlace más probable. Fue ahí cuando una pequeña ave con forma de huevo fue atrapada por un Kobold, este les dijo a los suyos donde la había encontrado así que reunieron a la mayoría de los suyos para ir al mismo sitio, mientras observaban la situación los Goblin habían visto la posibilidad de usurpar la presa de los Kobold, pero At, su actual líder les advirtió a los suyos que sería mejor no entrometerse, At era un duende evolucionado a partir de un Goblin, poseía un Skill único llamado [Conocimiento], no era un Skill que tuviera muy desarrollado, solo podía divisar los nombres de las cosas, pero si algo sabia, era que cuando el nombre se dividía en dos, este pertenecía a una rama familiar. El ave tenía por nombre Tera-Dodo y en todo momento que fue arrastrada por el Kobold no dejó de chillar, poco tiempo después apareció un Tera-terror, los miraba desde una distancia prudente, los Kobold comenzaron a pensar que serían presas fáciles y que el miedo le impedía acercarse a ellos, por lo que estallaron en risas, quizás si no se hubieran estado riendo hubieran sentido el sonido de las pisadas, cuando los Kobold comenzaron a sentir las vibraciones del suelo fue cuando el humor cambio drásticamente, mirando el entorno con detención se dieron cuenta que estaban rodeados por Tera-Terror mientras que en la lejanía se sentían los arboles crujir. Una enorme criatura de casi 5 metros había aparecido en el lugar, mientras At y los suyos se ocultaban pudo ver su nombre “Tera-Rex”, la decisión de no mezclase en el asunto les había salvado la vida, las aves comenzaron a atacar a los Kobold, estos, aunque intentaban defenderse no ofrecían resistencia alguna incluso contra los Tera-Terror, era una batalla completamente desigual.

Desde que presencio esa escena, Nox sabía que si se alargaba demasiado la persecución esa maldita ave comenzaría a llamar a los suyos. Estando cerca del punto de reunión comenzó a gritar por ayuda, su única esperanza era recibirla pues los Terra-Terror eran mucho más rápidos que los Goblin.

Led se encontraba dando vueltas por el sector, estaba preocupado ya que su amigo Nox aún no llegaba. Esa misma mañana ambos salieron para ver si hallaban algo para comer, pero como era costumbre Nox se separó del, siempre hacia lo que le venía en gana, era un líder en extremo problemático, terminaba metido en problemas y cuando acudía a su rescate era él quien terminaba por recibir la peor parte mientras que Nox, siempre terminaba como si nada hubiera ocurrido, esto le causaba gracia y a la vez lo irritaba, pero debido a su amabilidad nunca lo mostraba abiertamente. Mientras esperaba por su amigo lo sitio gritar y susurrando «ahí vamos de nuevo» corrió en dirección a los gritos.

Al llegar al sitio vio como Nox huía a toda prisa de un Tera-Terror, Led no dudo en lanzarse para ayudar a su amigo, entro a toda prisa golpeando al ave en la mandíbula usando su cabeza, pero no consideró la dureza de esta por lo que termino con un chichón sobresaliendo de su cabeza.

El ave debido al golpe perdió el equilibrio y cayó, aun así, no tardó mucho en levantarse y mirar con ferocidad a Led.

-Led: Nox si trabajamos juntos ¡podremos lograrlo!

-Led: … ¿Nox?

Cuando dio la vuelta para mirar donde Nox este ya se encontraba corriendo en dirección a la madriguera, le vio voltearse en su dirección y este dijo «lo siento Led, te dejo el resto» mientras le giñaba un ojo, pero no tardo mucho tiempo para que su expresión cambiara a la de terror, cuando el ingenuo Led intento seguir su línea de visión ya era muy tarde, su cabeza se encontraba dentro de la boca de la Tera-Terror.

Yai y Dum se encontraban junto a Zro quien no dejaba de tratar de iniciar conversación, Yai se mostraba aburrida mientras que Dum estaba cabeceando, parecía que las narco-bayas harían efecto pronto, cuando de la lejanía ven llegar a Nox que corría a toda prisa.

-Nox: Chicos, ¡Chicos! ¡Es terrible!

-Nox: Ugghhh… «Una expresión de desagrado se presentó en su rostro cuando vio que junto a sus amigos se encontraba Zro»

-Yai: ¿Eh? ¿Qué sucede Nox?

-Dum: oh Hola N… «Cuando intentó levantarse para saludar a su líder este cayó de cara al suelo»

Ninguno de los 3 le dio importancia a Dum. Zro pareció disfrutar con la situación, La relación que tenía con Nox era de las peores, todo inicio con él burlándose de Nox. Este estaba celoso ya que Yai se encontraba en su equipo por lo que le puso en ridículo frente a todos, Nox era uno de los Goblin más débiles del lugar y aun así se atrevía a decir que él se convertiría en un Rey Goblin, aprovechándose de esto lo calificó como un inútil de boca grande convirtiéndolo en el hazme reír de todos, cuando todos se rieron de Nox, Zro sintió que estaba en lo correcto y esto le hacía sentirse orgulloso de sobremanera, por lo que comenzó a molestarlo de manera reiterada.

-Zro: kishishi… déjame adivinar Nox, pero primero ¿Dónde está Led? «Pregunto mientras hacia una sonrisa siniestra»

-Nox: ññnn… ¡Ey! Tú maldito… «Dijo mientras estrellaba su cabeza contra la de Zro»

-Zro: ¡Ahhh~! ¿Acaso quieres pelear? «Contesto enfadado»

Mientras Yai se sumergía en sus fantasías al verlos hablando mientras mantenían sus frentes juntas, se dijo así misma que no era el momento para esto, golpeando su rostro con ambas manos intento detenerlos y fue ahí cuando noto algo.

-Yai: … ¿Dónde están los demás Zro? Se suponía que hoy saliste junto a 4 Goblin’s ¿no?

-Zro: E-eh b-bueno verás… «Dijo nervioso mientras ponía una mano en su nuca»

-Nox: fuahahaha así que tú también estás jodido ¿eh…? Supongo que no soy el único inútil aquí. «Haciendo una expresión de burla»

-Zro: ¡No me compares contigo maldito inútil!

«Un silencio se dejó caer en el lugar»

-Yai: supongo que si estamos jodidos…

-Zro: como sea ¡Yai! «Sonrojarse» Únete a mi formare una nueva escuadra ¡¡prometo que no te faltará nada!!

-Yai: paso. «Desinteresada»

-Zro: p-pero…

-Nox: ¡Ey! Ya la escuchaste, ahora déjanos solos, tenemos cosas que planear. «Dijo mientras empujaba a Zro para que este se alejara»

-Zro: ññhh… esto no se ha acabado Nox «Soltó mientras se retiraba cabreado»

-Nox: era tu oportunidad Yai sabes que le gustas…

-Yai: vamos tu sabes que es lo que me gusta, seria molesto tenerlo cerca acosándome.

-Nox: buahh… no me lo recuerdes maldita pervertida

-Yai: ¿y qué haremos sin Led?

-Nox: … solo nos queda una opción, lo discutiremos cuando Dum haya despertado, además el día está por acabar… «Dijo mientras se retiraba en dirección a la madriguera»

-Yai: ¡ayúdame con Dum bastardo! «Le grito enojada»

 

Cueva de los Goblin

En su antiguo hogar, este era el momento más esperado por los Goblin, la noche. La hora perfecta para hacer de las suyas, podían aproximarse a la cuidad más cercana y emboscar aventureros, encontrar bestias durmiendo plácidamente y arrebatarles la vida o simplemente dar vueltas sabiendo que no serían atacados por nadie, pero eso había quedado en el pasado, si daban un paso fuera de la cueva serían presa fácil para cualquiera de las criaturas que habitaban este bosque. En tiempos difíciles el líder de la tribu les narraba historias sobre el antiguo Rey Goblin, aquel que llegó a convertirse en uno de los siete señores demonio y llevo a los humanos a considerarlo como un peligro mundial, tanto es así que siempre habían [Quests] para la caza de Goblin’s pues no querían que algo como eso volviera a suceder. Pero esos relatos ya no levantaban la moral. Sin nada en el estómago y solo preocupaciones era difícil que algo lo hiciera.

At se sentía frustrado por no poder hacer algo por su gente, las noches eran solo un interminable número de quejas en relación al sujeto que los había condenado, mirase por donde mirase solo encontraría Goblin’s deprimidos, eso hasta que su vista se topó con Nox quien discutía con Zro. At siempre miro a Nox con mucho aprecio pues si bien no era el Goblin más fuerte o el más valiente, tenía algo que At no había encontrado en ningún otro Goblin, era la voluntad, pasaba involucrándose en problemas y aun así siempre terminaba bien de alguna manera, incluso cuando se burlaban de su sueño de convertirse en Rey Goblin este no se deprimía y seguía repitiendo que lo lograría. Eso fue lo que gatilló la curiosidad de At, él quería ver que tan lejos llegaría Nox por lo que le facilito convertirse en líder de escuadra y si bien hasta el momento no había tenido mérito alguno, At pensaba que algún día lograría ver frutos de este.

La discusión parecía estar acalorándose más de lo común, Zro repentinamente golpea a Nox lanzándolo al suelo, luego le dijo «comprende tu lugar basura» junto a esas palabras las risas y burlas hacia Nox se dejaron oír como era costumbre, pero la expresión de este era diferente, limpiando la sangre de su nariz Nox dijo «mañana… mañana será el día en que les demuestre mi valor…» Un instante de silencio lleno la madriguera y luego las risas volvieron a resonar.

En la mañana siguiente

El sol comenzaba a salir y Nox ya se encontraba en pie, no había dormido mucho debido a lo que estaba por hacer, siempre terminaba arriesgando su vida accidentalmente, esta era la primera vez que la arriesgaría voluntariamente. Se levantó decidido a hacerlo, camino hasta donde se encontraban sus compañeros Yai y Dum, este último no estaba, pero no era algo de extrañar pues debido a lo que comía, era habitual que tuviera un horario del sueño desordenado. Junto a Yai caminaron fuera de la madriguera supusieron que Dum andaría por los alrededores y allí estaba, su saco que había conseguido del cadáver de un humano se encontraba más lleno que de costumbre.

-Dum: oh Nox, escuche lo de ayer ¡así que mira! Con esto podrás demostrar ser útil a los chicos

-Nox: … nadie aparte de ti las come

-Dum: ¿eh? Entonces ¿qué se supone que harás?

-Nox: fumuh… me han molestado desde que recuerdo ¿Crees que soltaría un diálogo tan épico como ese sin tener algo entre manos?

-Yai: suéltalo de una vez embustero

-Nox: vamos a… «Mirada maliciosa» saquear la madriguera de un Troll

-Yai y Dum: ¡WEEEEEE!!!

-Nox: vamos deberían estar alegres de que los invite

-Yai: ¡para con eso de una vez! Seguro nos quieres usar como cebo «le dijo mientras le daba de patadas en las canillas»

-Dum: ¡ehhh!!?

-Nox: n-no que va, esperaremos a que salga a cazar y robaremos lo más que podamos.

-Dum: pero… incluso si lo logramos dudo que alcance para todos…

-Nox: descuida en estos momentos los estándares están por el suelo, me verán como su dios «dijo mientras le brillaban los ojos»

-Yai: … y si ¿algo sale mal?

-Nox: los llevaré por siempre en mi corazón.

-Yai y Dum: ¡¡¡LO SABÍAMOS MALDITO IDIOTA!!!

-Nox: «mirada sería» quién escape escapará es eso o morir de hambre, Dum si sigues comiendo esa mierda terminarás devorado por algo mientras duermes.

-Dum: ughhh…

-Nox: ¡y Yai! No creo que sea excitante imaginarte goblin raquíticos, ¿Dónde está tu espíritu Yaoi?!!

-Yai: ¡vete al diablo!

-Nox: …si encontramos un “miembro” de alguna criatura será tuyo

-Yai: dejemos de perder el tiempo y vamos «dijo mientras le sangraba la nariz»

-Dum: «bostezo» supongo que me arrastraran a esto de igual manera

-Nox: ¡síganme!

Cercanías a la madriguera del Troll

En lo alto de un árbol se encontraban 3 Goblin sentados en una rama haciendo guardia a una madriguera, esperaban su oportunidad para adentrarse ella, el nerviosismo reinaba en ellos, una vez que el Troll saliera no sabían cuánto tiempo tendrían para saquear su interior por lo que debían aprovecharlo al máximo.

Al cabo de una hora un ruido escapo del interior, parecía que su propietario había despertado y comenzado a desayunar, el sonido de huesos siendo triturados se comenzó a escuchar, esto no hacía más aumentar la tensión en las desdichadas criaturas. Cuando los sonidos cesaron el Troll se asomó fuera de esta, miraba desconfiado los alrededores para asegurarse que no se encontrará nadie, solo cuando se sintió seguro de que nadie observaba dejó su madriguera. Los 3 se apresuraron en bajar e infiltrarse en lo que sería el botín más grande de sus vidas, recorrieron rápidamente el pasillo hasta llegar al fondo donde se encontraron con una colección de partes de diferentes criaturas a medio comer, algunos frutos que solo nacen en las copas de los Treant e inclusive huevos de algún tipo de ave o reptil. Se miraron entre ellos, la alegría era evidente pues era más de lo que esperaban encontrar.

Dum no pudo detener sus impulsos al ver tanta comida junta, había comenzado a comer sin darse cuenta y para cuando se percató, no quiso detenerse. Viendo la escena Yai y Nox dejaron de contenerse y comenzaron a comer junto a Dum, comieron todo lo que pudieron y para cuando lo notaron, habían acabado con todo.

Los tres caminaban cabizbajo hacía la salida, no podían evitar dirigir sus miradas al saco de Dum, este como de costumbre solo contenía narco-bayas en su interior…

-Dum: bueno al menos comimos bien «dijo para levantar el ánimo»

-Nox: claro como de ti no se burlarán…

Al llegar a la salida vieron una silueta que se acercaba, cuando lograron ver de que se trataba no pudieron evitar congelarse en el sitio, el pánico se había apoderado de ellos. Era el Troll que regresaba con un lobo sombrío el cual sujetaba con su boca, cuando este vio a los Goblin salir de su madriguera la ira se apodero de él, agarro la presa entre su mano y la arrojo en dirección hacia los tres que se habían atrevido a usurpar su hogar, luego comenzó a cargar contra ellos sin perder tiempo, mientras que estos apenas habían logrado esquivar el cuerpo que les fue lanzado.

-Nox: waaah… chicos ¡hora de separarse!

-Yai y Dum: ni lo sueñes «dijeron entre llanto»

Los tres corrieron en una misma dirección, con el Troll pisándole los talones era cuestión de tiempo para que sean atrapados.

-Nox: vamos chicos se suponía que sabían los riesgos

-Yai: entonces ¡¿por qué no te lanzas de cabeza tú?!

-Nox: yo soy el líder ¡se supone que deben protegerme!

-Yai: ¡que te den!

-Nox: vamos Dum ambos sabemos que… ¿qué es eso? «Pregunto Nox mirando al cielo, una sensación similar a cuando había un humano alrededor había comenzado a llamar su atención»

Los siguientes en sentirla fueron Yai y Dum respectivamente, se acercaba a gran velocidad, pero no lograban ver nada.

-Nox: ¡al suelo!

Los tres Goblin rápidamente se lanzaron al suelo, sintieron pasar a gran velocidad la presencia, y a pesar de no ver nada, sabían que se encontraba allí pues había chocado con el Troll, si no hubiera estado tan encolerizado quizás se habría percatado de ella, pero ese no era el caso, el Troll cayó inconsciente debido al choque con esta extraña presencia.

-Nox: … estamos ¿a salvo?

-Yai: ¿qué rayos era esa cosa?… logró sentirla, pero no verla…

-Dum: v-vamos antes que despierte el Troll

-Yai: es cierto

-Nox: ¡esperen! Dum… trae las narco-bayas ¿no?

-Dum: no es momento para comer…

1… 2… 3 ¡jalen! 1… 2… 3… ¡jalen!

3 goblin se encontraban arrastrando el cuerpo de un inconsciente Troll hacia su madriguera con gran esfuerzo.

-Yai: creo que esa cosa nos sigue mirando.

-Nox: descuida, yo me encargo ¡Hey! ¡Sí, tú! Deja de seguirnos soy el gran Nox rey de los Goblin y si no quieres desatar mi ira ¡pierde te!…

-Nox: …

-Nox: ¿eh? ¿Enserio se va?

-Dum: ¡¡ehhh!!

Hogar Goblin

Los Goblin se encontraban ya refugiados mirando el ocaso a través la gran grieta que daba forma a su madriguera, allí se escuchaba un Goblin refunfuñando, este era Zro quien se encontraba maldiciendo a Nox, la noche caía y aun no llegaba su amada Yai, este comenzó a pensar lo peor pues al mando de un inútil como Nox no había mucho que esperar. Decidió que si este último ponía un pie sobre la madriguera sin Yai lo asesinaría en ese mismo instante, por lo que se encontraba haciendo vigía cerca de la entrada. Los minutos pasaban y ni una señal se daba en el exterior, hasta que se oyeron ruidos, era algo pesado arrastrándose. Todos en el interior sabían que lo que se encontraba fuera no podía ser un Goblin, la tensión se había dejado caer como una piedra arrojada a un lago.

Desde la grieta se dejó ver un rostro enorme, cuando vio que este intentaba entrar Zro comenzó a retroceder del miedo, una piedra le hizo tropezar, cayendo sobre su trasero. Viendo como el Troll entraba un poco más cada instante no pudo evitar imaginar lo peor, esto lo hizo mojarse, pero nadie se burlaría de él, pues a más de alguno se le habían escapado los fluidos…

La tensión se rompió cuando detrás del Troll se escuchó «solo un poco más», At había reconoció de inmediato dicha voz, con algo de dificultad se levantó y miro expectante la entrada. Cuando por fin el Troll termino de entrar se dieron cuenta que este no se movía, y desde atrás se encontraba un Goblin subiéndose sobre el Troll.

-Nox: ¡les dije que demostraría mi valor, basuras!! «Exclamó Nox mientras inflaba su pecho»

Ni uno podía creer lo que sus ojos les mostraban, el Goblin más patético de todos había logrado derrotar a un Troll.

Un aplauso irrumpió el silencio de la madriguera, era At quien había comenzado, y así uno a uno se fueron sumando al vitoreo.

-Yai: ¡pst! Hey! Nox ¿recuerdas el trato?

-Nox: ¿uh? Ah si todo tuyo «dijo mientras hacia una expresión de desagrado»

Cuando Zro por fin logra ver a Yai sana y salva, corrió hacia ella para abrazarla, pero esta, le dio una patada, sintió como si hubiera perdido la guerra con Nox, pero Yai tomó una piedra filosa que era empleada como cuchillo para cortar un trozo del Troll. Acercándose a Zro le entrega el trozo y le dice «ten debes tener hambre». Zro creyó ver sonrojarse a Yai mientras comía el trozo de carne que le había entregado, lo cual le llenaba de felicidad.

Dum y Nox habían cruzado miradas, las expresiones de sus rostros eran de una evidente lastima.

-Dum: ¿No crees que deberíamos decirle?

-Nox: … nah, que le den.

Anterior ◄ ◘ ► Siguiente

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 3 Average: 4.3]
Share: