ARCO 1 “DEMONIFICACIÓN” : CAPÍTULO 9

A3: Demonio (PUNTO DE VISTA DE DRANK)


-Parece que nos salvamos de esta- No pude evitar soltar tal death flag.

-Jajajaja, si, nos salvamos apenas unos pocos piro-duendes y me temo que Terd habría muerto.- Dijo Seíl riendo mientras metía cizalla, ese maldito viejo solo sabe encender la chispa

-Lo dices como si lo hubieras hecho genial, solo sabes luchar a distancia, cuerpo a cuerpo no sirves ni para muñeco de prácticas- Y Terd…por favor, no eches fuel a la llama, estos dos, por favor Feria, haz algo, la miré suplicante.

-No me mires, no voy a detenerlos, no tengo tanta energía.- Esas palabras fueron como un jarro de agua fría, pero entonces sentí que mi nivel de peligro se disparó a un nivel que nunca había conocido, giré mi cabeza y busque por el horizonte, al ver mi reacción todos tomaron posturas defensivas y miraron a la misma dirección que yo.

*Crack* *Crack*

Se escucha el sonido de algo agrietándose, era el suelo.

Una figura apareció ante nosotros, 4 metros, piel cubierta de escamas violetas, ojos afilados de un bello dorado, una larga melena plateada, complexión musculosa, dientes como espadas y cada aliento dejaba escapar una nube de veneno, dos brazo frontales de 2 metros con garras de 50 centímetros brillando en un bizarro color rojizo, luego otras dos extremidades brotaban de su espalda, teniendo un tamaño proporcional al cuerpo, portando dos espadas forjadas en obsidiana y por último un par de cuernos en la cabeza que disparaban arcos de rayos entre ellos. Una criatura de alto rango, la calamidad de la humanidad, descendiente de los dragones y los antiguos dioses oscuros, un demonio.

 

Mi arco temblaba, no, mi mano temblaba, todo mi cuerpo mejor dicho, ante aquel monstruo el cual deseaba enfrentar en mis sueños, pero parece que la realidad de nuevo me despertó. Pensé en huir, ¿pero acaso es posible? La velocidad y resistencia de ese monstruo era algo que no podía ser igualado por humanos, incluso los héroes no toman más de 3 demonios por si mismos.

Si lográbamos huir sería con bajas, posiblemente Feria moriría, y Terd también, ya que su resistencia era menor a la de Cira. Miré a Seíl y luego a Feria, ambos asintieron, parece que es hora de que la Ol’ School tomé el peligro.

Sin mirar atrás dije a gritos -¡Terd, Cira!-

Los dos me miraron con el miedo escrito en sus rostros mientras intentaban ponerse lo más firme posible y respondieron al unisono haciendo lo imposible por no tartamudear- ¿Si?-

-Huid, es una orden, quiero que quede claro, cuando os unisteis a este equipo entrasteis en una dictadura, además nosotros podemos ganar la lucha, vosotros solo sois unos estorbos contra algo verdaderamente peligroso, así que iros. Id a por refuerzos. Nosotros estaremos bien.

Intentaron responder, pero de nuevo les hablé.

-¡Si no os vais, os echaré del grupo!- Como un jarro de agua fría les despertó, Cira por primera vez la vi llorar, pero Terd incluso si las lágrimas escapaban de sus ojos agarró su mano y con una sonrisa forzada la intento reconfortar.

-¿Habéis terminado insectos?- La voz ronca del demonio invadió nuestros sentidos, era cierto, estas criaturas hablaban pero no por ello eran más razonables, desde tiempos antiguos son caminantes del caos, emisarios de muerte y destrucción.

Mi manó se movió a mi carcaj y retiré una flecha, quedaban 55, por suerte era uno mágico así que su capacidad era enorme, Seíl siguió mi ejemplo y sacó 5, era la primera vez que veía sus ojos tan seriamente fijados en un su objetivo, Feria había preparado su hacha de batalla y tomado la delantera con la determinación de que si fuera atacada y no pudiese bloquear o evadir moriría.

Incluso si era una situación desesperada estaba feliz, hablando francamente, este tipo de concentración que solo se da en los grupos con décadas de antigüedad, acababa de aparecer, aunque fuera enfrentado a la muerte en persona.

El demonio estiró sus extremidades con tranquilidad y luego bostezó dejando escapar una nube venenosa, estaba un poco decepcionado, él no nos veía como enemigos, rápidamente disparé la flecha seguidas de varías de Seíl, ¡este era el tango de la muerte!

Vale, quizá la cantidad de información llenando mis sentidos me empezó a hacer delirar, bueno, no importa es mejor ser así.

Feria cargó de frente, el pelo creció en todo su cuerpo y sus músculos se inflaron, de nuevo, me sorprendí sabía que podía hacerlo pero nunca la vi hacerlo. El demonio no se había movido, solo había envuelto sus dos enormes brazos frontales a lo largo de su cuerpo.

Sus piernas comenzaron a moverse, el hacha solo toco el aire, el ya la había evitado, las flechas rebotaron en sus escamas, entonces uno de sus brazos se desenredo y como un látigo fue directo al pecho de Feria, esta se tiró al suelo solo notando como su armadura por la espalda era cortada por el aire del movimiento de aquel brazo, si hubiera sido yo habría muerto, posiblemente el ataque de ese brazo estaba por encima de 800, y su velocidad casi rompía la barrera del sonido, pero las semi-bestias tenían un sexto sentido para evadir ataques letales, no usó ni los ojos, ni los odios, sino esa capacidad especial.

Se levantó lanzando un tajo hacía arriba, pero el cuerpo del monstruo como si fuera una hoja por el viento ignorando la robustez que desprendía se deslizó unos pocos metros en un instante, había oído de ello, a diferencia de los monstruos clase baja, los demonios son famosos por ser bibliotecas de habilidades.

Las escama  de uno de sus brazos se erizaron y negras púas emergieron, lo agitó con fuerza y como una pantalla de flechas salieron hacía nosotros, pero en ese momento una barrera amarilla nos rodeo y malamente bloqueó el ataque que nos habría matado.

-Hey Drakan, ¿qué haces bailando sin una linda mujer a tu lado?- Una voz que se me hizo muy conocida llego a mis oídos, túnicas blancas, un mandoble rúnico, rubio y aspecto galante, Fher, capitán de un grupo amigo nuestro, les salvamos una vez y estos prometieron que nos la devolverían, maldita sea, no esperaba que fuera a pasar de verdad.

Detrás suya estaban sus 4 miembros, Guert’Esme un fornido hombre bestia, a diferencia de Feria, el era un “sangre pura” su aspecto era como el de ella al transformarse, sus stats eran también más fuertes, pero rara vez se asociaban con humanos, el racismo en este mundo era aun mucho mayor al de la tierra.

A propósito el llevaba una enorme alabarda pesada, solo la cabeza pesaba como yo, estaba hecha del material más pesado posible para un arma de tier-medio que desafiaba a las tier-alto en durabilidad, el Dearium.

Luego, las magas gemelas, Tiria y Teria, sus nombres eran parecidos, aunque había algo más que me hacía pararme a pensar…¿Qué dios, posiblemente un NEET que ama el anime ecchi y hentai, degenerado hizo que las gemelas como en todo anime fueran lolis super lindas? No lo se, pero Seíl le reza todo los días, estoy seguro.

Ah y por último, un Giriath, su nombre era Seth, era una raza humanoide de piel oscura y orejas largas, solían ser relacionados con la oscuridad eran habilidosos asesinos, nunca le había visto la cara, siempre iba cubierta por sus ropas de asesino. Sus niveles eran 70, 89, 68, 68 y 59. Mucho mayores a la media de nuestro equipo.

El demonio resopló y ambos brazos se desenrollaron, sus ojos se habían vuelto de color mezclado entre un verde venenoso y su bello dorado, ambas espadas de obsidiana giraron sobre si mismas y se prepararon para desgarrar a todo aquel en su alcance.

Por primera vez fue él quien se abalanzó hacía nosotros, Feria saltó a enfrentarlo pero Guert ya había llegado para apoyarla, clavando con fuerza su alabarda, el demonio sin poder evitarla cayo al suelo, pero con un equilibrio extremo pudo tomar posición y estando agachado con una patada y el impulso de su brazos, salió disparado, antes de que pudiera reaccionar, escuche el sonido de metal chocar, entonces dirigí mi visión al enfrentamiento, ambas espadas de obsidiana habían sido malamente bloqueadas, pero tuve un mal presentimiento.

Como lanzas, sus otros brazos salieron disparados.

-¿Crees que te dejaré?- Una suave voz, como un susurro llegó a mí, era Seth, había aparecido con un garrote detrás del demonio, lanzando un golpe con fuerza justo a la nuca, también estaba Fher conjurando una barrera como lo anterior y por supuesto los habilidosos Feria y Guert quienes se echaron para el lado desviando en el proceso como pudieron las espadas de obsidiana, pero eso no pudo evitar que la sangre brotara, dos profundos cortes aparecieron en sus estómagos,

Pero entonces, las garras giraron y los golpeo con la palma lanzandolos decenas de metros, sus armaduras estaban hechas trizas, Feria, aunque no estaba cerca, podía sentir como su brazo izquierdo había sido roto en varios fragmentos y me temo que no tuviera ni una sola costilla entera, Guert, un hombre bestia hecho y derecho se levantó y se colocó en su sitio sus huesos dislocados, podía ver sangre brotar de sus labios, pero sus ojos no había ni parpadeado, esta era la resolución de un guerrero o eso pensé al verlo.

Pero ahora estaban lejos y Seth encaraba al demonio, su ataque había sido inefectivo, este se dio la vuelta con una expresión molesta, y ambas espadas bailaron, pero para mi sorpresa, los movimientos de Seth eran flexibles y veloces, apenas su ropa era rasgada por el aluvión de cortes, pero de misma manera su resistencia instantánea estaba descendiendo a un ritmo alarmante.


Rincón de un autor, me entristece no ver comentarios, así que veremos como sigue en el próximo episodio~~ Buenas noches (para mi)

Anterior – Índice – Siguiente

Siguiente A4

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]
Share: