Moon-Shaking Demon Novelas web

Moon-Shaking Demon 11

ARCO 1 “DEMONIFICACIÓN” : CAPÍTULO 8

A2: Cuestión de seguridad (Punto de vista de Drank)

****************************************************************

-Arrg, hemos estado caminando por horas, sino días y solo hay un sin fin de cadáveres de piro-duende menor, no puedo creerme que haya nacido una criatura media en este lugar, si realmente pasó, es raro, raro de que elimine a su especie, las razas demonio son muy cooperativas, cuando nace un medio en una zona sin estos protege a sus congéneres para que evolucionen, es más, ¿se acuerdan del condado de Rhazal? Ese fue conquistado por un duende silvano medio que empezó a ayudar a evolucionar, hicieron un ejercito y lo tomaron todo, aunque luego fueron purgados por una legión de aventureros y el Héroe Thall. – Habló Terd molesto, este shota era propenso a quejarse por todo, además tenía una mala costumbre de no parar al hablar, se me hacía complicado seguirle, bueno- AUCH, ¿¡A que v-viene eso!? – Parece que Feria le dio un golpecito y lo calló, era su forma de actuar, ¿quieres gritar? Pues prepárate.

-Cálmate, ya contaste esa historia 12 veces antes, haz tu trabajo y lucha cuando sea necesario, ¿Eh? Cira, usa magia de fortificación visual creo que he visto el límite- Al principio su tono era relativamente suave para su voz de macho pecho peludo, pero cuando añadió la seriedad al ver algo en el horizonte parecía que se había convertido en un general de una compañía que marchaba a la guerra.

-¿Qué ves Feria?- Preguntó Seil al ver la alarma en su cara  nada más Ciro completó su hechizo, deslizo sus manos con maestría y tomo 3 flechas entre sus dedos.

-Una horda, 10, no 20 piro-duendes menores y vienen hacía nosotros-

-¿¡¡¡Q-QUÉ!!!?- Gritamos al unisono.

– Feria, toma la delantera detén a 5, Seil posicionante en el franco izquierda y hostiga a los 5 primeros para aliviar la carga, Terd eres el menos experimentado, te encargo la defensa de Cira, yo me encargaré de apoyar a distancia desde el franco derecho, tenemos que eliminar a 6 antes de que nos enzarcemos en combate cercano, luego tomaré 4 por mí mismo y Seil tu tomaras 3, Terd te encargaras de que los 2 restantes no ataquen a Cira, ya sabes que no son idiotas, pueden sentir la magia, Cira, encárgate de curarnos y potenciar nuestras habilidad- Mis ordenes fueron claras y rápidas, había aprendido con el tiempo, si dudas mueres, los aventureros rara vez mueren por no ser capaces de luchar, lo hacen por la indecisión.

 

Feria tomó su posición con determinación y preparó su hacha, las flechas de Seil como agujas volaron a velocidad casi imperceptible a las extremidades de los piro-duendes, si puedes eliminarles un brazo o pierna es un enemigo menos.

-¡¡Gyrryryryryry!!-

-Malditos bichos escamados- Feria como siempre se quejaba ante los primeros 3 enemigo a contener, por suerte uno de los 4 que eran antes murió tras varias flechas, no puedo ser menos, así que preparo el arco y disparo una flecha con una punta triangular extremadamente larga, suelto la cuerda y sale disparada. Corta el viento con facilidad y perfora profundamente el pecho de un piro-duende terminando su vida.

-Ya van 2, Seil intenta eliminar a los 2 que vienen por tu derecha, yo haré lo mismo con los de mi izquierda.-

-¡Esta bien!- Como siempre cooperativo, exceptuando con Terd era bastante agradable con todos y mucho más en estos momentos en los que usábamos nuestra vida como moneda de cambio en la ruleta del destino.

Por mi parte voy a usar uno de mis poderes originales provenientes de mi reencarnación.

Agarro una flecha distinta al resto, llena de runas y hecha completamente de metal, entonces comienzo a entonar el conjuro.

“Padre del rayo, madre del viento, porto vuestro hijo en forma de flecha, bendigan mis ojos y mis dedos, dejen que sea mi corazón quien guié la flecha.

Mi mente no miente, mas el pensamiento esta de más, es vuestra gracia la que apunta no mi cuerpo, invadiéndome con vuestra divinidad santa.

Soy su siervo y mis señores, yo les invoco, ¡Ryu-Thark!”

Ah, por cierto, el encantamiento lo hizo en mi época chunni, por favor no se rían.

Un enorme circulo mágico apareció delante de mi arco y luego uno más chico en la punta de la flecha, solté la cuerda de nuevo y no disparé nada más y nada menos que un rayo.

*Chichi*

Su sonido era ligero al cortar el aire, perforó al primero y luego como si tuviera vida perforo a un segundo e incluso un tercero, pero este lo pudo esquivar debido a la perdida de poder y solo perdió un brazo.

Miré mi barra de MP

500/980

Gaste cerca de 400 en ese solo ataque, pero solo pude matar a dos y herir gravemente a uno, pero igual, Seíl había logrado acabar con 3 y herir a uno severamente una pierna, con eso habíamos acabado en total terminados con 7 y herir a 2, parece que si todo va bien saldremos vivos de esta.

Feria salta hacia atrás y golpea con fuerza su hacha un pobre piro duende la bloquea con sus brazos que se doblan en un angulo extraño y son casi cortados pero de nuevo sus duros cuerpos se me hacen indestructible ante ataques normales.

Una garra le alcanza en el costado y crea un profundo corte en la armadura, estos piro-duendes estaban casi al nivel de evolucionar, sino, no habrían logrado perforar tan profundamente las placas.

-¡Cuidado Feria! Grité al ver la cola dirigida a su estomago pero una barrera traslucida paro la mayor parte y solo perforo la armadura rozando la piel, deje soltar un suspiro de alivio mientras esquivaba las garras del piro-duende que me enfrentaba.

Seíl había acabado con sus objetivos y apoyo a Feria con una precisa lluvia de flechas, otro más cayó y el herido fue eliminado con facilidad, Feria siguió luchando pero una lanza de hielo elimino a otro enemigo y el último no pudo esquivar el aplastante golpe descendente del gigante hacha.

Por mi parte había recibido pequeños roces que rasgaron mis ropas, pero había logrado eliminar la cola del oponente y estaba listo para el golpe final.

Cargue de frente mientras mi espada corta brillaba en luz azulada disparé una estocada que detuvo las garras derechas y le hizo perder el equilibrio, luego con un movimiento rápido saqué una flecha más que ensarte con fuerza en su clavícula y la empuje todo lo que pude, el piro-duende rugió de dolor y quería contraatacar pero mi espada fue más veloz extermine todo signo de vida con una casi decapitación.

-Uff- Solté un suspiro mientras miraba a mis compañeros, Seíl había usado cerca del 20% de su resistencia y un 10% de HP, Cira un 16% de su MP y Terd estaba fresco, luego iba Feria quien uso cerca del 40% de su MP, su HP había sido reducida en 5% y su resistencia estaba rondando el 75%, yo solo había perdido eso 480 MP y un poco más de unos 20 puntos de HP, los resultados fueron perfectos.

Anterior – Índice – Siguiente

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]