La flor de la vida es consumida, mi espada se mancha de sangre una vez más.

¿Cuando fue la primera vez que empecé a sentirme así?

Purifico toda existencia con la hoja de mi espada sagrada o ¿Quizá solo traigo la muerte al inocente usando esa purificación como una excusa para mi ego?

Mis ojos están tan vacíos…¿verdad? Dime amor…¿Te amo o solo es una ilusión como mi inocencia? Puedo sentir tu miedo en tu cuerpo, ¿me tienes miedo?

¿Me amas?

No, no hace falta que respondas o eso digo mientras sello sus labios con mi dedo ensangrentado. Ya sé la respuesta, no necesito falacias que arruinen tu pureza.

Siempre ha sido así desde ese momento, mi espada se manchó con una vida que no debía ser acabada, mi honor se hundió como mi corazón en las tinieblas. Quise acallar mis demonios y de nuevo dejé que el frenesí escarlata tintara mi blanco camino.

Tus ojos eran las joyas que más deseaba proteger, pero para conseguir la fuerza me convertí en lo que juré destruir…Cuan irónico que me de cuenta ahora del daño que te he causado.

Busqué honor en la espada y gloria en la espada, por eso entrené por décadas. Alzando al alba la hoja de la más sagrada ilusión de un joven, para bajarla en los imperdonables errores de un pecador en el ocaso.

Enfundando mi vergüenza, ocultando mi miedo y sonriendo como un héroe para las masas ignorantes. Pensé que así estaba bien, que mi justicia era real.

-A-amor…puedes parar-

Shhh, no hables, querida, ya no soy esa persona que conocías, bueno soy aquel que conociste, solo mudé de piel en cierto modo. No pasa nada si me temes después de todo, ¿no ves mis manos?

Manchadas de sangre inocente y temblando.

Ni siquiera puedo reír de lo que hice cual villano, solo soy un niño asustando que se dio cuenta que las intenciones no son siempre lo que cuentan.

En este mundo, aquel que peca ha pecado, parece obvio, pero cuando enmascaras eso con “buenas intenciones” todo debe ser perdonado.

Entonces, amor, tu que eres mi ángel…¿Puedes perdonarme?

-C-claro…-

No hace falta que mientas, la espada ya esta manchada y lo que soy ahora es lo que seré.

-N…no…no puedo-

Mucho mejor…Esa es la verdad.

Lo siento, te amo…te amo más que nada, pero si tu no puedes perdonarme, ¿quién lo hará?

Después de todo solo soy un criminal, un maestro de la espada que olvido el honor, un exorcista que creó demonios sembrando el pánico.

“Con pesar, se separa de la persona que ama y le da la espalda”

Adiós, quizá algún día, pueda mirar de nuevo tus ojos sin miedo a ensuciarlos.

“El demonio tomó su espada ensangrentada y se fue por el sendero que le llevaría a la nada”

“La chica entre llantos gritó su nombre, tan fuerte que las estrellas fueron testigos de su amor, tan suave que los espíritus quedaron conmovidos y con tanto odio que los dioses se estremecieron”

“El tiempo pasaría y aquel demonio sin nombre se ganaría un nombre, como un final.”

“Mirando el horizonte se desvaneció de su propia tristeza”

“Y en algún lugar del mundo, un bebe nacería ese mismo día”

“Con los ojos más puros que podría contemplar este mundo, pero con un profundo abismo de oscuridad en sus pupilas.”

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]
Share: