Creator Of Creators Novelas web

Creator Of Creators ~Parte 31: Los primeros pasos de un monstruo~

Vuelta al punto de vista del protagonista, versión pasado.

 

“Debo admitir que este pasillo da bastante miedo… ¡Pero no me voy a detener!” Aprieto el puño con determinación y sigo con pasos algo temblorosos, al final del corredor me espera una gran puerta que empujo con mis pequeñas manos y usando toda la fuerza que tengo. Tras ellas se encuentra una gran mesa con sillas por todos lados, al final un hombre mayor con la cabeza apoyada sobre las manos me recibe: “Así que ya has llegado… Voy a hacerte pasar el peor mes de tu vida.” Esas declaraciones me estremecen un momento, pero recupero la compostura lo mejor que puedo: “Eso espero.”

He estado memorizando cosas verdaderamente absurdas durante las últimas dos semanas.

He estado siendo sometido a entrenamientos verdaderamente absurdos las últimas dos semanas.

He estado viendo cosas verdaderamente absurdas las últimas dos semanas.

En estas dos semanas, he entendido lo que es trabajar duro.

Vuelvo a sentarme con el hombre mayor en la sala de reuniones: “Me pensaba que abandonarías, modelo no catalogado.” Sentado en mi silla niego con mi cabeza: “Eso no es una opción.” El hombre extiende un puñado de papeles sobre la mesa: “Es hora de que tomes tu camino, escoge en que te quieres convertir.” Cada una de las hojas muestra un entrenamiento distinto, más que entrenamiento… Podemos llamarle tortura. Tras leerlas todas extiendo un par sobre la mesa, él se queda dudando unos segundos: “Esto no tiene sentido. ¿Estás seguro?” Asiento.

Y otras dos semanas de intensa tortura fueron presentadas ante mi.

Este proceso se estuvo repitiendo durante años, cada verano y cada invierno, hasta los trece, siendo estos 5 años.

De vuelta a la sala con el hombre nos sentamos: “Francamente, con algo tan absurdo ante mi, no te veía capaz de lograr nada.” Sonriente pongo mis pies sobre la mesa: “Me importa una mierda la opinión de un viejo.” Él suspira: “Sin duda… Has cambiado.” Sin permitir que mi expresión cambie lo más mínimo contesto: “Bien, visto que has fallado en quebrar mi determinación, entrega lo que es mio.” Un pesado libro, una hoja de papel y un anillo plateado con dibujos azules son puestos sobre la madera: “Todo tuyo.” Extiendo mi mano firmando el documento, tras ello pongo el anillo en mi dedo y tomo el libro bajo mi brazo: “Nos vemos.”

Mientras abandono el edificio me doy cuenta, la cansada y deteriorada alma del hombre va abandonando su cuerpo poco a poco: “Ha llegado mi turno.”

Y durante años he estado luchando contra abominaciones procedentes de otro mundo… Para proteger a la humanidad.

 

< Anterior · Índice · Siguiente >

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]