Persona Random: Eh… ¿Dónde estoy?
Leiko: *Chasquido de lengua.*
Persona Random: Antes de volverme a drogar… ¿Puedes darme un nombre decente?
Leiko: Incomodo grano en el culo.
Incomodo grano en el culo: ¿¡Qué parte de decente no entiendes!?


Bajo del dragón el cual mueve ligeramente la pierna en un movimiento reflejo por la alta corriente que he hecho pasar por su espina dorsal: “Lo siento pequeña lagartija, culpa de Dios.” Pongo las manos tras mi nuca y me pongo a andar en linea recta en una dirección aleatoria.

Cruzo un extenso valle… Alguna montaña y finalmente llego a un bosque. Mientras voy saltando entre ramas y  troncos consigo abrirme paso por la espesura de hojas. De repente un olor peculiar empieza a asaltar mi olfato…

-Iniciando análisis… Composición… Producto de la descomposición de materia orgánica, inflamable. Enlace mitológico encontrado, fuego fatuo.- Me encojo de hombros y sigo andando mientras me cubro la boca y la nariz con un paño. De repente me encuentro con un muro de piedra y musgo, tranquilamente creo una escalera y lo escalo: “Espera… ¿Quién construiría una aldea dentro de un pantano?” Me asomo por encima y veo a unos hombrecillos verdes con taparrabos correr por ahí con lanzas en las manos. Suspiro un momento: “¿Goblins? Bueno, no sé que esperaba de un mundo donde existe la magia. Vamos a tomarlo en serio.”

-Calculando… Tamaño aproximado de la aldea, 150m2, población aproximada, 20 goblins adultos, 16 machos 4 hembras. Siete goblins bebé… Analizando estructuras… Edificios formados de madera y cañas, atados con fibra natural. Altura aproximada de la muralla, tres metros y medio por uno de ancho más contrafuertes.- Sonriente chasqueo la lengua: “Efectivamente, os podría ignorar pero… Me gusta ver el mundo arder, culpa de Dios.” Me alejo de la aldea y empiezo a crear bombonas de butano de un naranja chillón, luego me vuelvo a acercar y las voy poniendo alrededor de la muralla mientras ato un cordón explosivo a las boquillas. Tras ello me alejo lo suficiente de la aldea: “Espera… El gas inflamable natural.” Creo un cubo hermético de metal y me escondo dentro, junto a una bombona de aire y el detonador, tras ello hago desaparecer la tierra de debajo y entierro el cubo bajo el lodo. Quito el seguro, giro el primer perno y presiono el botón… Una enorme sacudida ataca mi pequeño y humilde refugio. Repentinamente una pantalla aparece enfrente de mi.

“¡Has subido [14] niveles!
Has ganado el titulo [Masacrador de Goblins].
Has ganado el titulo [Creador de explosiones].
Has ganado el titulo [Héroe local].”

Me quedo boquiabierto unos segundos: “¿Qué mierdas acaba de pasar?” Ignoro la pantalla e invoco un pan caliente y algo de queso mientras espero un rato a que la temperatura exterior descienda.

Tras un par de horas pongo cuatro pequeñas bombonas de oxigeno en los vértices superiores de la caja y las detono, mandando a volar la tapa. Salgo y me encuentro con algunas pequeñas llamas aquí y allá, pero lo que era un pantano ha quedado reducido a poco más que lodo y ceniza.

<  Anterior • Índice • Siguiente >

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]
Share: