Creator Of Creators Novelas web

Creator of Creators ~Parte 29: Visita al origen~

Llego a la ciudad tras un buen rato andando: “No entiendo nada…” Tras llegar a la puerta encuentro a uno de los guardias: “¿¡Ha vuelto princesa!?” Me encojo de hombros: “Vengo a comprar un par de cosas, no sigas que he estado aquí. ¿Vale?” Este asiente nervioso: “A sus ordenes.” Paso sonriente dentro y me escabullo entre callejones y tiendas: “Y pensar que antes podía pasearme orgullosa por estas calles sin problema…” Tras un rato consigo llegar al centro de la ciudad, con ello entro en una tienda visiblemente lujosa: “Harbor… ¿No vas a recibir a una buena amiga?” Un anciano de ojos cansados y con gafas sale de detrás del mostrador repleto de libros: “Esa voz… Vaya, es la joven princesa. Le queda bien el nuevo peinado.” Sonriente me siento enfrente de él: “Déjate de bromas anda. Vengo a comprar una cosa.” El viejo se endereza un poco mientras tose: “¿Y de qué se trata?” Planto el puñado de monedas sobre la mesa: “El mejor mapa del mundo que tengas.” Él abre los ojos ampliamente: “Ahora mismo voy por él.”

A los pocos segundos vuelve con un pergamino enrollado: “Este mapa detalla ciudades y relieve de todo el planeta, sin duda es el mejor que existe, y el más caro, por supuesto.” Con el dinero encima la mesa respondo: “Coge lo que necesites, tengo prisa. Mete el mapa en un tubo y ponle una correa para cargarlo mejor.” Tras escabullirse bajo el mostrador vuelve a salir con un tubo de cuero con una cinta y me lo entrega, tras ello toma diez monedas de la mesa y empuja el resto hacia mi: “Una delicia hacer tratos con usted, princesa.” Lo tomo todo y me levanto: “Lo mismo digo. Por cierto, si mi padre pregunta, yo no he estado aquí.” Con esas palabras arrojo una última moneda en su dirección: “No sé de qué me habla, desconocida viajera.” Salgo y me vuelvo a escabullir entre los callejones hasta salir de la ciudad, pero al llegar a la puerta me encuentro una guarnición real, cinco caballeros armados y un capitán: “Encontrad a la princesa, vamos.” Saco mi grimorio tranquilamente: “Si algo he aprendido de ese monstruo es…” Invoco repentinamente un pilar de hielo a mis pies y salgo disparada por los aires: “¡¡A hacer justo lo que nadie espera!!” Salto por encima de la muralla, luego invoco corrientes de aire que suavizan la caída y arranco a correr.

< Anterior · Índice · Siguiente >

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 2 Average: 5]