Creator Of Creators Novelas web

Creator Of Creators ~Parte 27: Carmesí entre llamas verdes~

Puedo verlo, el monstruo que ha abandonado su humanidad enfoca su concentración, completamente serio, ante el ángel. Sosteniendo su cetro raro,apunta desafiente a un ser considerado omnipotente, este levanta su arma y arremete envuelto en llamas contra él, pero una vez más unos extraños hilos plateados le protegen, al igual que con la casa: “Esto es el poder de un ángel eh… No te quedas nada por debajo respecto a ese vejestorio.” En la otra mano, la que no tiene el cetro, sostiene un tubo de cristal con un material plateado, pareceido a metal líquido. El ángel alza su arma una vez más, pero el monstro arroja algo del contenido del frasco al suelo, tras ello golpea con la parte inferior de su bastón: “Magnus clypeus.” El extraño material se revuelve y se alza en una fina capa, recibiendo otro golpe del bastón: “Ne ignis.” La espada del sirviente de Dios rebota y sale volando unos metros hasta caer contra el suelo. Él mueve el bastón: “Decipula.” El extraño material vuelve al frasco. El ángel retrocede un poco, asustado ante el espectaculo que se ha desarrollado ante sus ojos. Él da un par de vueltas al cetro: “Mortem.” El material vuelve a salir y se pega a la vara, formando una extensa hoja plateada, haciendo ver el conjunto en su como una hoz: “Exstirpata.” La hoja se prende en unas intensas llamas verdes…

-Fortiter igne terminad probrosae vitae est coram me. Defecit!- Con esas palabras las llamas parecen avivarse y obtener un color más profundo. Él empieza a andar lentamente, con su arma apoyada sobre su hombro y escondiendo la hoja tras su espalda, al verlo el ángel intenta huir, pero los labios del monstruo se vuelven a abrir: “Naturalis carcerem.” Los árboles y las ramas de la zona se tuercen hasta cubrir cada una de las escapatorias del sirviente de Dios. Él levanto su arma al cielo, pareciendo imitar al ser, y la deja caer, cortando al ángel por la mitad… El cual parece intentar activar alguna magia de regeneración, pero esta se ve cancelada por las llamas verdes, con ello el siervo de Dios abandona este mundo. Él blande su arma un lado: “Decipula.” Con ello las llamas se pagan y el material vuelve al frasco. Con un suave movimiento el cetro se desvanece entre los pliegues de su bata, tras ello su pelo se paga y vuelve a ser el de antes: “Me imaginaba que no tardaría en hacer su movimiento… Pero tan poco…” Con pasos calmados vuelve a casa, abre la puerta y entra, se queda mirando mi rostro sorprendido unos segundos y me muestra el frasco que ha usado durante toda la batalla: “Alquímia.” Me arroja el extraño recipiente y anuncia: “Juega con él si quieres, pero que no entre en contacto directo con tu cuerpo.” Con esas palabras se sienta en su sillón y suelta un largo suspiro: “No estoy en forma por lo que veo…” Y poco a poco se queda dormido.

< Anterior · Índice · Siguiente >

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]