Leiko: Voy dejando la segunda parte del especial de inicio…
Persona Random: ¡Maldito enfermo! ¿¡Sabes lo pequeño que es el armario donde me acabas de meter!?
Leiko: Debajo la cama hacías demasiado ruido.
Persona Random: Espera… ¡Ese pañuelo no, no otra vez!
Leiko: *Ahogando a Persona Random.* Bien, ya podemos continuar.


Me siento enfrente del hombre que tiene toda la piel carbonizada: “Y bien… ¿A qué tan amable Dios me va a conceder unos pequeños e insignificantes deseos?” Dios traga saliva: “Ni lo sue…” Un cuchillo sale volando rápidamente de mi manga y roza su mejilla, haciendo un pequeño corte: “Abuelito, no juegues con fuego, te podrías volver a quemar.” Dentro de mi mente murmuro: “Francamente, ahora mismo estoy sin trucos, si me vuelve a atacar, he perdido.” El vejestorio asiente: “¿Qué quieres?” Sonriente respondo: “Dame capacidad de creación y envíame a un mundo con magia, a partir de ahí no quiero que intentes saber nunca más nada de mi… Y yo tampoco volveré por ti. ¿Trato?” El hombre suspira: “Trato… No quiero volver a ver a un monstruo como tu nunca más.” Me levanto mientras extiendo la mano: “Bien, trato hecho. Ah, y mándame a un lugar divertido.” Me cuerpo se deshace en pequeñas partículas luminosas, mientras eso sucede le digo: “Si ahora me estás jodiendo… Volveré muy cabreado.” El hombre se tensa durante un momento y parece cambiar la formación mágica. Sonrío victorioso.

Me voy despertando con un fuerte viento sacudiendo mi cuerpo… Luego veo el suelo a algunos miles de metros de mi: “¡Maldito vejestorio vengativo, aprende a perder con dignidad!”

-Calculando… 5784m hasta el suelo… 9.8m/s^2 de aceleración… Muerte segura. Buscando punto de apoyo… ¿Eso es un dragón? ¡Una lagartija gigante voladora! Me gusta. Espera… Viene directo a mi… Con la boca abierta… ¡¡¡Pretende comerme!!! ¿¡Estúpido Dios, pretendes que vuelva por ti o algo!?- La bestia gigante acelera con tal de poderme comer antes de que toque el suelo. Chasqueo la lengua: “Espero que por lo menos si cumpliera la parte de la magia de creación.” Extiendo mi mano y consigo crear una vara de un metro de metal: “Parece que si…” Creo un lazo de cuerda y sombrero vaquero que ato a mi cabeza: “¡Yahey!” Tiro la cuerda y esta se enreda en uno de los colmillos. Luego hago un paracaídas y reduzco drasticamente mi velocidad mientras el dragón esta a punto de atraparme, quedando sobre su lomo y con una cuerda atada a su colmillo: “A veces no entiendo cómo se me ocurren estas cosas.” Saco una gran vara de metal puntiaguda y la clavo entre las escamas, luego la golpeo repetidas veces con un martillo hasta introducir metro y medio dentro del cuerpo… Hago aparecer una batería industrial y la conecto a la vara… Con ello caemos derrapando sobre la tierra: “Como entrenar a tu dragón, la guía practica.”

<  Anterior • Índice Siguiente >

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]
Share: