Leiko: Ves, la humanidad es una mierda.
Hime: Ves, el escritor es una mierda.
Leiko: No te falta razón. ¿Este pañuelo huele a cloroformo?
Hime: ¡Aléjate diablo!


Hago una pequeña siesta en la posada y me levanto a dar una vuelta. Las calles están bastante concurridas, con pequeñas tiendas a ambos lados vendiendo todo tipo de artículos: frutas, verduras, joyas, panes, herramientas… Mientras voy observando voy detectando pequeños grupos de gente en los callejones, con un pequeño plato enfrente y pidiendo dinero… Finalmente llego a una plaza abarrotada de gente en la que hay un pequeño escenario, encima de él se encuentra un hombre con un pergamino, otro encapuchado y otro con una soga en el cuello. El del pergamino grita fuertemente: “¡Este hombre, el asesino de diversos caballeros que protegen nuestra ciudad, hoy será ejecutado por los crímenes que ha realizado esta mañana!” Levanto una ceja: “¿De verdad?”

-Analizando… Músculos desarrollados para realizar tareas de campo, no se detecta ningún entrenamiento de combate. Teorizando… Se ha buscado un cebo por mis actos de esta mañana para calmar a la población.- Suspiro: “Efectivamente, la humanidad no vale una mierda en ningún mundo.” Hago aparecer una capa con capucha para cubrir todo mi cuerpo, tras ello creo una torre de unos quince metros para elevarme por encima del resto: “¡¡Acusar a un pueblerino de unos crímenes que no ha cometido, la humanidad vale una puta mierda!!” Repentinamente una salva de esferas de fuego salen volando contra mi, mientras chasqueo mi lengua pongo ambas manos al frente: “Tocará aguantar la respiración…” Produzco una enorme cantidad de nitrógeno que las apaga a tiempo. Una espada aparece en mi mano derecha y mientras apoyo la izquierda en la torre hago aparecer un pilar que me propulse al frente, rápidamente giro y decapito a uno de los magos, luego mientras me dirijo a una pared a gran velocidad pongo la mano al frente, modificando las propiedades del muro para hacerlo blando. Me quedo de pie en un tejado mientras ondeo la hoja a un lado para escurrir la sangre: “Están muy separados, esto no va a ser fácil.” Repentinamente una voz interrumpe mi pensamiento: “¡Como guardia del sector sur voy a castigar a ese hereje!” Y una nueva aura fuerte se despliega en el campo de batalla. Mi mirada se fija rápidamente en el arma que sujeta el hombre.

-Análisis completado. ¡Enlace mitológico encontrado! Arco de artemisa.- Pongo el pulgar sobre mis labios: “La última vez que partí un arma legendaria… Adquirí una habilidad extra así que…” Me lanzo sin dudarlo dando un tajo vertical, el hombre lo esquiva pero el suelo debajo de mi se levanta lanzando adoquines en todas direcciones. El hombre rubio apunta a mi mientras levanto ligeramente mi arma mirando al frente.

< Anterior · Índice · Siguiente >

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]
Share: