Creator Of Creators Novelas web

Creator Of Creators ~Parte 12: Modificar propiedades~

Leiko: He de admitir que es prota es bastante broken champ.
Hime: ¿¡Puedes dejar de hacer overpower a los personajes!?
Leiko: Nunca.

————————–

Equilibro mi postura en el perfil más bajo que puedo, por otro lado el caballero vuelve a apuntar la hoja contra mi. Vuelve a aparecer el destello, pero me consigo tirar a un lado antes de que me pueda dar. Uso mi mano libre para peinarme el pelo hacia atrás: “Esto va a ser algo más complicado de lo que creía…” Dos destellos más aparecen y los consigo evitar en el último segundo. Sonriente pongo mi mano en el suelo: “Bien, supongo que hay que ponerse serios.”

-Iniciando cálculos de batalla… Tiempo aproximado desde la emisión del destello hasta el impacto… Tres cuartos de segundo. No se ha encontrado una distancia límite, pero tan sólo puede estocar una vez simultáneamente. ¡Debilidad detectada!” Manteniendo mi espada tras de mi me mantengo agachado con una mano en el suelo: “Tres… Dos… Uno… Destello.” Cuando veo la luz invoco una pared de metal justo enfrente, repentinamente la hoja se queda atascada a pocos milímetros de mi cara. Salgo corriendo desde un lado del muro mientras invoco un martillo, con ello golpeo en medio de la espada, partiendo la hoja. Repentinamente un texto aparece enfrente de mi.

“¡Hoja Excalibur derrotada!
¡Nueva capacidad adquirida: Variación de propiedades!”

Me giro mirando al caballero que se encuentra boquiabierto con la mitad de su espada en la mano: “Vamos, manda a tus caballeros, repara tu espada, utiliza una gran magia… ¡¡¡Vamos, vamos, vamos!!! ¡¡¡La diversión solo ha hecho que empezar!!!” Corro contra el hombre con el martillo y mientras lo alzo enfrente de él aumento su peso a varias toneladas y lo dejo caer, aplastando su cuerpo contra el suelo. Modifico el peso del martillo al de una pluma, luego me pongo en medio de la entrada y mientras lo vuelvo a ajustar a varias toneladas, con ello entro en la ciudad y me fundo entre la gente para pasar desapercibido.

Finalmente llego a una posada, al entrar me acerco a la chica que hay en recepción: “¿Precio la noche?” Ella me responde sonriente: “Dos monedas de plata con desayuno y cena incluidos.” Creo un pedazo de oro de unos veinte gramos y lo dejo encima de la mesa: “¿Cuántas noches me puedo quedar con esto?” Ella se pone pálida: “Medio año más o menos…” Asiento: “Perfecto, dame la mejor habitación durante medio año.” Ella me entrega tímidamente una llave: “Tercer piso, la puerta del fondo.” Tomo la llave y me marcho.

Abro la puerta y me dejo caer sobre la cama: “Teniendo en cuenta la que acabo de armar… Me estarán buscando por toda la ciudad, bah, tontos.”

< Anterior · Índice · Siguiente >

Clasificación de estrellas: Vota cuánto te ha gustado.
[Total: 0 Average: 0]